Éxito solidario del CCIB en la Trailwalker 2017

“La Trailwalker no es una competición deportiva al uso, se parece más a una experiencia vital en grupo. Aunque la preparación física es importante, creo que la parte mental desempeña un papel decisivo. Son muchos kilómetros y horas. Por eso, el apoyo de tus compañeros y el de los voluntarios se vuelve imprescindible en algunos momentos. En esta prueba uno aprende que la victoria está en el camino que se recorre y en el porqué se recorre.” Javier Navarro – Técnico de RRHH

“Me ha parecido una experiencia muy recomendable. El simple hecho de plantearte caminar 100km ya es un esfuerzo de superación de tus propios límites. Además, planificar los entrenamientos, la estrategia, las paradas, las comidas, los descansos… todo ello obliga al equipo a trabajar juntos y a empatizar con los compañeros. ¡Ya estoy pensando en la carrera del año que viene!” Alfredo Calvo – Administración de ventas

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

No hay comentarios

Añadir más