CCIB_Sarenza

Bienvenidos a la meca de los spots

La industria de la comunicación y la producción audiovisual ha tenido en Barcelona uno de sus feudos históricos. Desde la invención del cinematógrafo hasta la creación de Netflix o de alguna de las campañas publicitarias de mayor éxito, la ciudad ha sido pionera y se ha implicado en el desarrollo del sector. Es esta la razón por la cual, muy a menudo, a los habitantes de Barcelona se les hacen familiares esos 20 segundos de imágenes fugaces que se suceden en un spot.

En los últimos años, el auge de nuevos formatos cada vez más orientados a lo visual ha convertido a la capital catalana en un inmenso plató en el que proliferan las agencias de publicidad y los rodajes de todo tipo de imágenes: promocionales, spots, videoclips, informativos, documentales… ¿Pero dónde se graba esta ingente producción audiovisual? ¿Existen suficientes estudios y decorados para hacer realidad esos “mundos de fantasía”? ¿Quién proporciona los escenarios adaptados a las necesidades de una u otra campaña?

El Fòrum dispone de una infraestructura con grandes espacios versátiles y únicos. Sin haber sido específicamente diseñado para ello, el CCIB suele ser el escenario habitual para la producción de rodajes y fotografías publicitarias. También para la presentación exclusiva de nuevos modelos de coches, y las posteriores sesiones de fotos de producto. De hecho, sus atributos de funcionalidad, sumados a una estética moderna y cálida a la vez, lo han mostrado como el entorno ideal para transmitir la imagen y el look & feel asociados a las marcas más innovadoras.

3.127 rodajes en 2016

El número de rodajes en Barcelona prácticamente se ha duplicado desde 2010 y se ha pasado de los 1.682 de ese año a los 3.127 de 2015, lo que supone un incremento muy considerable. Y, a falta de cerrar los datos de 2017, todo apunta a un nuevo récord. Las filmaciones más numerosas en 2016 fueron las publicitarias (990) y en segundo lugar se situaron los cortometrajes (493). El tercer puesto lo ocuparon los dramas y el entretenimiento para televisión (453) y el cuarto, los largometrajes (66). A la vista de los datos, más que en cine la ciudad se está especializando en publicidad. Y, precisamente en este campo, el CCIB funciona como un singular “plató”. Para muestra, un botón: Cadbury recurrió a sus salas para hacer su particular homenaje a la famosa Charlie y la fábrica de chocolate.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail


No hay comentarios

Añadir más